Conocé Nuestra Fundadora

Precursores del cooperativismo

Los antecedentes del cooperativismo actual comienzan a gestarse después de la Revolución Industrial. Durante el Siglo XIX se difunden, en materia social y económica, el individualismo, el liberalismo y el capitalismo. Se consagran la libertad de trabajo y de asociación, la libre competencia y el “laisser-faire, laisser –passer “ (dejar hacer, dejar pasar), que se fundamenta en las iniciativas de los individuos y restringe a un mínimo la intervención gubernamental. 

Se advierte la búsqueda incesante del lucro o provecho que realiza el capital privado pero se confía en el ejercicio de la libre concurrencia, a través de la cual las empresas habrían de conseguir por sí mismas que se armonizasen los intereses de todos y que la producción satisficiera convenientemente las necesidades de consumo.

Sin embargo, si bien se logran extraordinarios adelantos técnicos y se multiplica la producción de bienes, se constatan abusos y desviaciones. La práctica ilimitada de la libertad económica, conduce entonces al predominio de los intereses de los empresarios sobre los intereses de la mayor parte de la población; en las grandes fábricas, que surgen a medida que progresa la mecanización, los obreros son sometidos a condiciones de trabajo inhumanas; la libre competencia es alterada por los acuerdos empresarios que conducen a los monopolios; los desajustes entre la producción y el consumo dan lugar a graves crisis económicas; y una larga serie de intermediarios superfluos desarrollan maniobras entre los productores y los consumidores, elevando artificialmente los precios contribuyendo a reducir aún más los magros salarios reales de los trabajadores. 
Contra estas desigualdades e injusticias del nuevo medio económico se manifiestan las ideas y las experiencias de los precursores del cooperativismo moderno. Entre ellos se destacan, en particular, Owen, Fourier, King, Buchez y Blanc. 

Mientras Owen y Fourier propusieron la organización de comunidades autónomas en donde se realizarían en común tanto la producción como el consumo y King, por su parte, propició el funcionamiento de cooperativas de consumo a través de las cuales los trabajadores podrían ahorrar el capital necesario para emprender posteriormente su propia producción, Buchez y luego Blanc establecieron las bases de las “cooperativas obreras de producción “(o “cooperativas de trabajo”). 

Robert Owen (1771-1858)
Hijo de modestos artesanos de Gales, se inició como aprendiz pero escaló rápidamente posiciones hasta convertirse en un fuerte industrial textil. En su fábrica en Escocia puso en práctica una serie de medidas 
tendientes a beneficiar a los obreros iniciando obras sociales, de protección social y de legislación del trabajo a pesar de su condición de patrón: redujo la jornada de los adultos de diecisiete a diez horas, se negó a emplear niños menores de diez años y creó para ellos escuelas gratuitas, suprimió las multas a los trabajadores, les proporcionó viviendas dignas y organizó comedores, lugares de aprovisionamiento, cajas de ahorro, etc.  Convencido de que la asociación de diversos núcleos de personas en colonias autosuficientes había de procurar solución a las crisis económicas, Owen invirtió gran parte de su fortuna en la creación de 
Colonias Autónomas. Ya en 1813 había convertido su fábrica de Escocia en un tipo de comunidad, en la década siguiente estableció una Colonia en el estado norteamericano de Indiana. 
Estas colonias:  
· Procuraron organizar tanto la producción como el consumo en común. 
· Consagraron la propiedad colectiva de los bienes. 
· Establecieron la remuneración según las necesidades. 
· Respetaron la absoluta igualdad de sus componentes 
· Grupos de la misma edad se encargaban de la administración y de la producción común, desapareciendo las jerarquías entre gobernantes y gobernados. 
· Se prestaba atención a la educación integral. 
Las colonias establecidas resultaron sin embargo endebles y sucumbieron ante la inexperiencia, las dificultades de la vida en común o la presión de las condiciones del medio circundante. Owen fundó también en Londres, en 1835, una efímera “Asociación de todas las clases de todas las naciones”, que debía constituir una institución central con filiales en todas partes del mundo. Esa asociación se proponía fomentar la realización de reformas pacíficas a través de la creación de nuevas organizaciones comunitarias y, en particular, la promoción de un sistema de propiedad común que permitiera formar capitales nuevos, sin lesionar los derechos de propiedad existentes. Ejerció una influencia muy marcada sobre el cooperativismo, pues contribuyó a consagrar algunas de sus normas fundamentales y dio vida a numerosas entidades que, aunque no fueron duraderas deben considerarse precursoras de las actuales organizaciones cooperativas. 
En efecto, Owen destacó importantes conceptos de carácter general, tales como: 
· Necesidad de abolir la ganancia inmerecida.  
· Suprimir la intermediación superflua entre productores y consumidores. 
Desarrolló también normas cooperativas: 
· Asociación voluntaria y democrática. 
· Retribución al capital mediante un interés limitado. · Neutralidad política y religiosa. 
· Promoción de la educación. 
· No producir lucro sino servir a las necesidades de los asociados. 
Aun cuando dio a la “cooperación” un sentido diferente al actual, fue uno de los primeros en generalizar el uso de ese término, cuando afirmaba que la competencia debía ser reemplazada por la cooperación; y el organismo internacional por él creado puede considerarse antecedente directo de la actual Alianza Cooperativa 
Internacional. 

Fueron discípulos suyos seis de los 28 Pioneros que fundaron en 1844 la Cooperativa de Rochdale, en Inglaterra, considerada la primera cooperativa del mundo, dado que ha logrado continuidad a lo largo del 
tiempo.

Charles Fourier (1772-1837)
Modesto empleado de comercio y más adelante pequeño rentista, Fourier llevó en Francia una vida oscura y solitaria. A diferencia de Owen no fue un hombre de acción y esperó en vano al capitalista que aportara los recursos necesarios para poner en práctica sus planes. Fourier fue controvertido en su época. Escribió sobre la creación de agrupamientos que denominó “falanges” integrados por 1500 a 2000 personas pertenecientes a todos los niveles sociales. Las falanges habitarían en establecimientos denominados “falansterios”, estos 
últimos constituían una especie de organización que deseaba reemplazar la institución familiar por servicios domésticos colectivos. El consumo sería en común y la producción en común se realizaría en un terreno adyacente al palacio comunal.  Fourier nunca consiguió reunir los fondos necesarios para poner en 
marcha el primer falansterio. Numerosos "fourieristas" intentaron la experiencia entre 1830 y 1850. El más importante sin duda fue el francés Víctor Considérant (1808--1893), que fundó un falansterio en Estados unidos en 1869. En cuanto a su influencia sobre las ideas cooperativas, Fourier al igual que Owen, propició decididamente las colonias integrales de producción y consumo, que calificadas durante mucho tiempo de 
utópicas, han vuelto a hacerse realidad en diversas experiencias localizadas en el nuevo y en el viejo mundo (“kibutzin”, “koljozes”, “ejidos”, etc.). 
También al igual que Owen desarrolló los principios cooperativos de asociación voluntaria y democrática, a través de empresas destinadas a servir las necesidades de sus miembros; y, al asociar y aun identificar a los consumidores con los productores, procuró la eliminación de los intermediarios superfluos que encarecen 
artificialmente los productos. 
Además, destacó la propiedad particular de los asociados sobre sus acciones, y señaló algunos rasgos de las cooperativas de trabajo, tal como la retribución de los trabajadores mediante los beneficios producidos, de acuerdo con la cantidad y la calidad del trabajo realizado.

William King (1786-1865)
Médico de la ciudad de Brighton, Gran Bretaña, William King no sólo desarrolló una interesante labor doctrinaria, sino que logró poner en práctica sus ideas y estimuló la organización de una red importante de 
entidades que tenían rasgos cooperativos y se dedicaban a las actividades de consumo. El papel de William King como precursor del actual movimiento cooperativo puede apreciarse con relación a diversos aspectos: 
* Realzó la importancia del esfuerzo propio de los asociados para proporcionarse los capitales necesarios y solucionar sus problemas comunes. 
* Señaló la trascendencia de las cooperativas de consumo como posible base de transformación de la sociedad y destacó su proyección hacia actividades productivas. 
* Advirtió la influencia no sólo económica sino espiritual del cooperativismo, pues confió en que los intereses comunes habrían de determinar relaciones humanas más cordiales y aconsejó la creación de escuelas cooperativas que, además de impartir las necesarias nociones económicas, promovieran la transformación moral de los futuros cooperadores. 
* Destacó el carácter voluntario del cooperativismo, aunque sustentaba profundas convicciones cristianas, reconoció la conveniencia de que las cooperativas consagraran en su seno la neutralidad frente a todas las ideas políticas o religiosas.

Philipe Buchez (1796-1863)
Periodista, historiador y político francés expuso su programa para la industria pequeña o artesanal; a través de ese programa, grupos de trabajadores de un mismo gremio podrían realizar la producción por cuenta propia y disfrutar de los beneficios reservados al empresario particular. Este autor formuló las características de las cooperativas de trabajo en las cuales los trabajadores son los dueños de su propia fuente de trabajo. 
También contribuyó a consagrar algunos de los principios que rigen a todas las cooperativas: 
* Propició su organización democrática, al aconsejar que los asociados eligieran, entre ellos mismos, a aquellos que se desempeñarían como autoridades de la cooperativa 
* Dispuso el destino de los excedentes a finalidades comunes y/o a la distribución de los excedentes entre los asociados en proporción a las respectivas operaciones con la entidad ( en su caso, en proporción al 
trabajo realizado por cada uno de los trabajadores asociados). 
* En caso de disolución de la cooperativa, el sobrante patrimonial tendría un destino desinteresado, constituyendo un fondo “indivisible, indisoluble, e inalienable”, que no se podría repartir entre los 
asociados sino destinarse a una obra de bien comunitario.

Luis Blanc (1812-1882)
Fue periodista, estadista, fogoso orador y político francés de gran influencia sobre los trabajadores. 
Basó su sistema cooperativo en la formación de grupos de producción en la creación de “talleres sociales” o sociedades obreras, pero no para la industria pequeña o artesanal sino para la gran industria. Como esos “talleres sociales” debían valerse por sí mismos, ya que serían de los propios obreros y requerían grandes capitales que no podían provenir de los pequeños ahorros de los trabajadores, apeló al Estado para que pusiera en movimiento un sistema de préstamos reembolsables y normas legislativas adecuadas. Sin embargo señaló 
que esta intervención sólo daría el empuje inicial y debería cesar tan pronto los “talleres sociales” consiguieran valerse por sí mismos.  Con su obra práctica y doctrinaria; Louis Blanc contribuyó a 
popularizar en Francia las “ cooperativas obreras de producción” o cooperativas de trabajo. 
Blanc supo difundir ideas acerca de: 
* La asociación 
* La distribución de los beneficios de la empresa común en proporción a las actividades realizadas por los asociados 
* La retribución del capital mediante un interés limitado. 
* Necesidad de que, en ciertos casos, los poderes públicos proporcionen a las cooperativas una ayuda inicial de carácter temporario (préstamos reembolsables), hasta tanto ellas puedan desenvolverse por sí mismas, sin desmedro de su organización autónoma y democrática.
Comments